enfermeria.

sábado, 1 de abril de 2017

Apnea obstructiva del sueño


La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un problema que ocurre cuando la respiración se detiene mientras usted está dormido. Esto ocurre porque las vías respiratorias se han estrechado o bloqueado parcialmente.

Cuando usted duerme, todos los músculos del cuerpo se relajan más. Esto incluye los músculos que ayudan a mantener la garganta abierta para que el aire pueda fluir hacia los pulmones.

Normalmente, la garganta permanece lo suficientemente abierta durante el sueño para permitir el paso del aire. Algunas personas tienen una garganta más estrecha. Cuando los músculos en la parte superior de la garganta se relajan durante el sueño, los tejidos se cierran y bloquean la vía respiratoria. Esta detención de la respiración se denomina apnea.

El ronquido fuerte es un síntoma de aviso de AOS. El ronquido es causado por el aire que se escurre a través de la vía respiratoria estrecha o bloqueada. Aunque no todas las personas que roncan sufren apnea del sueño.

Otros factores también pueden incrementar el riesgo:
Un maxilar inferior que es corto en comparación con el maxilar superior
Ciertas formas del techo de la boca (paladar) o la vía respiratoria que provocan que esta última colapse más fácilmente
Cuello o collarín grande, 17 pulgadas (43 cm) o más en los hombres y 16 pulgadas (41 cm) o más en las mujeres
Lengua grande que puede retraerse y bloquear la vía respiratoria
Obesidad
Amígdalas y adenoides grandes que pueden bloquear las vías respiratorias


Dormir boca arriba también puede causar que sus vías respiratorias se bloqueen o se estrechen.

La apnea central del sueño es otro trastorno del sueño durante el cual se puede detener la respiración. Sucede cuando el cerebro detiene temporalmente las señales a los músculos que controlan la respiración.

Causas 

Síntomas

Si usted padece apnea AOS, por lo regular comienza a roncar muy fuerte poco después de quedarse dormido.
A menudo, el ronquido se vuelve más fuerte.
El ronquido es interrumpido por un largo período de silencio mientras su respiración se detiene.
El silencio va seguido por un fuerte resoplido y jadeo, a medida que usted trata de respirar.
Este patrón se repite durante toda la noche.


Muchas personas con AOS no saben que su respiración arranca y se detiene durante la noche. Generalmente, la pareja con la que duermen u otros miembros de la familia oyen los ronquidos fuertes, el jadeo y el resoplido. El ronquido puede ser tan fuerte que se oye a través de las paredes.

Las personas con apnea del sueño pueden:
Despertarse cansadas en la mañana
Sentirse soñolientas o adormecidas durante todo el día
Actuar malhumoradas, impacientes o irritables
Ser olvidadizas
Quedarse dormidas mientras trabajan, leen o ven televisión
Sentirse soñolientas mientras conducen o incluso quedarse dormidas al conducir
Tener dolores de cabeza difíciles de tratar

Otros problemas que pueden ocurrir incluyen:
Depresión
Comportamiento hiperactivo, especialmente en niños
Hipertensión arterial difícil de tratar
Hinchazón de las piernas (si la apnea es grave)

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica realizará una historia clínica y un examen físico.
Le revisará la boca, el cuello y la garganta.
Le pueden preguntar sobre la somnolencia diurna, la calidad del sueño y los hábitos a la hora de acostarse.

Usted puede necesitar una polisomnografía para confirmar la AOS.


Otros exámenes que se pueden llevar a cabo incluyen:
Gasometría arterial
Electrocardiografía (ECG)
Ecocardiografía
Estudios de la función tiroidea

Tratamiento


El tratamiento ayuda a mantener las vías respiratorias abiertas mientras usted duerme de manera que la respiración no se detenga.


Los cambios del estilo de vida pueden aliviar los síntomas en personas con apnea del sueño suave, como:
Evitar el alcohol o los somníferos antes de acostarse (pueden empeorar los síntomas)
Evitar dormir boca arriba
Bajar el exceso de peso


Los dispositivos de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés) funcionan mejor para el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño en la mayoría de las personas.
Usted se coloca una máscara sobre la nariz mientras duerme.
La máscara está conectada por medio de una manguera a una pequeña máquina que permanece al lado de su cama.
La máquina bombea aire bajo presión a través de la manguera y la máscara hacia las vías respiratorias mientras usted duerme. Esto ayuda a mantener abierta la vía respiratoria.


Puede tomar algún tiempo acostumbrarse a dormir con la terapia de CPAP. Un buen control y el apoyo de un centro del sueño pueden ayudar a superar cualquier problema en el uso de CPAP.




Los dispositivos dentales pueden ayudar a algunas personas. Usted los introduce en la boca mientras duerme para mantener la mandíbula hacia adelante y las vías respiratorias abiertas.




Es posible que haya otros tratamientos disponibles, pero hay pocas pruebas de que funcionen. Es mejor hablar con un médico especialista en problemas del sueño antes de probarlos.




La cirugía puede ser una opción para algunas personas. A menudo es un último recurso si otros tratamientos no funcionaron y tiene síntomas graves. La cirugía puede utilizarse para:


Retirar tejido extra en la parte posterior de la garganta.
Corregir problemas de las estructuras de la cara.
Crear una abertura en la tráquea para eludir las vías respiratorias bloqueadas si hay problemas físicos.
Extirpar las amígdalas y las adenoides.


Es posible que la cirugía no cure completamente la apnea obstructiva del sueño y puede tener efectos secundarios a largo plazo.

Expectativas (pronóstico)


Sin tratamiento, la apnea del sueño puede causar:
Ansiedad y depresión
Pérdida de interés en el sexo
Desempeño deficiente en el trabajo o la escuela


Somnolencia diurna debido a que la apnea del sueño puede incrementar el riesgo de:
Accidentes automovilísticos por manejar mientras tienen sueño.
Accidentes industriales por quedarse dormidos en el trabajo.


En la mayoría de los casos, el tratamiento alivia por completo los síntomas y los problemas de la apnea del sueño.

Posibles complicaciones


La apnea obstructiva del sueño no tratada puede provocar o empeorar la enfermedad cardiovascular, incluso:
Arritmias cardíacas
Insuficiencia cardíaca
Ataque cardíaco
Hipertensión arterial
Accidente cerebrovascular

Entradas populares

Etiquetas

Todos los derechos reservados por ATENSALUD - Enfermeria Geriatrica y Socio-sanitaria © 2010-2017
Powered By Blogger , diseñado por ATENSALUD